27.11.10

Reducción de las horas de historia, una nueva reforma para el engranaje explotador de la educación burguesa

Como todos sabemos el empresario/presidente y el ministro/ultra conservador pretenden implantar una reforma que acabaría con una reducción de las horas de historia para los estudiantes escolares (desde 5° básico a 2°Medio), asegurando de esta manera, los cánones del desarrollo del sistema capitalista neoliberal y el desarrollo de la globalización en las aulas de este territorio.

Estas nuevas medidas nos afectan como clase trabajadora (profesores y estudiantes), ya que desde el poder sólo se intenta implantar un sistema de explotación y de mantener el estado de cosas fuera y dentro de las aulas, es decir, buscan una adecuación de los sujetos sociales (en este caso estudiantes) para que en el futuro sean meros engranajes carentes de pensamiento crítico y dóciles con el poder y el capitalismo.

Nosotros como organización nos mostramos contrarios a lo propuesto por Lavín y Piñera considerando lo siguiente:

La reducción de las horas de historia genera una falencia de crítica en los estudiantes, entendemos bien que la educación burguesa, no pretende que los alumnos sean sujetos activos y consientes con los problemas que los afectan como clase, pero el bajar la única (o una de las pocas instancias) en que el educando pueda explorar por cuenta propia nuevas instancias y horizontes políticos es un retroceso en la lucha social, en consecuencia, una barrera más para el cambio revolucionario en la sociedad de clases.

Por otro lado esta reforma no solo afecta a los estudiantes, sino que a los profesores también, como es sabido por nuestra clase, los educadores de historia no son profesores de planta, es decir, trabajan por horas. Por tanto el que les quiten las pocas horas que hacen en los colegios complica más el poder llegar a fin de mes (¿Es necesario recordar la deuda histórica a los docentes en Chile?, ¿Necesitamos refrescar la memoria y decir que los profesores ganan sueldos de hambre?). Es un impedimento más, una traba, generada por los/as ricos/as y poderosos/as de Chile para el trabajo de los proletarios/profesores.

El aumentar las horas de Lenguaje y matemática es una estrategia más, para que en el corto plazo, se logren los resultados que se esperan en el SIMCE y dejar a este Gobierno como el salvador de la educación, pero cabe preguntarse ¿realmente se está avanzando en materia de la calidad educativa reduciendo la carga horaria de un ramo que te permite desarrollar un pensamiento crítico y poder sacar tus propias conclusiones sobre la historia?. A lo que nosotros/as respondemos tajantemente con un no.

No se trata de apoyar la farsa de la educación burguesa, pero con el aumento de ramos que no te permiten cuestionar la realidad (como lo es matemática e inglés)[1]es una manera solapada para mantener la burocracia estatal y el desarrollo del capitalismo, generando así un pueblo sin conciencia de clase y sumiso ante la realidad que mantiene la clase dominante.

Desde otra perspectiva, esperamos que entiendan que no es un apoyo a la historia que nos enseñan en los liceos, sino que apostamos a que exista un cambio real en los contenidos de este ramo, que no sea meramente recordar fechas de memorias y nombres de personas, sino que sirva para cuestionar el sistema educativo en su totalidad (que como organización encontramos que es el problema real).

Una vez más la clase trabajadora se ve pasada a llevar por el poder, por el capitalismo y el Estado, entendamos que esta lucha no es por reformas sino que es un paso para el cambio revolucionario en la sociedad de clases.

Es de esperar que instancias como estas ayuden a los/as compañeros/as a cuestionarse una vez más el sistema educativo, para así generar instancias de rearticulación del tejido social. Para que logremos crear una educación popular libertaria en diferentes partes, clasista y comprometida con el cambio revolucionario.

Para nosotros/as que no creemos en las reformas y que hemos apuntado al Estado y al capital como males nocivos para el pueblo organizado, tenemos en consideración que esta lucha debe traspasar las barreras de las escuelas de pedagogía en historia, ya que nos afecta como clase, como pueblo, como trabajadores/estudiantes, generemos brazos fraternos una vez más y para siempre entre los/as explotados/as.

Es el momento compañeros/as de abrir espacios para lograr una educación popular libertaria, clasista del pueblo y para el servicio del pueblo entre todos/as mostrando las contradicciones del sistema capitalista, y del aparato político de la clase dominante, el Estado.

En conclusión, apoyamos y aportamos a las movilizaciones de los sectores sociales que estén en descontento con esta reforma, sin embargo, nosotros/as creemos que el cambio en la educación debe hacerse de raíz, abriendo de una vez por todas, espacios e instancias de educación alternativa, pero no nos quedamos debajo de esta arremetida de los/as poderosos/as contra nuestro pueblo.

¡¡ARRIBA LA EDUCACIÓN CLASISTA LIBERTARIA DESDE EL PUEBLO ORGANIZADO!!



[1] Sin desmerecer a los docentes y compañeros que estudian pedagogía en estas áreas.